Directiva PSD2

Qué es la Directiva PSD2

Puede que nunca hayas oído hablar de esta regulación europea pero te afecta más de lo que crees. En este artículo te acercamos unas cuantas claves para que entiendas cómo te afecta esta nueva política de pagos.

La palabra PSD llegó a nuestras vidas en 2007, con la primera Directiva de Servicios de Pago que buscaba crear un mercado unificado de pagos en la Unión Europea para lograr impulsar la innovación, la transparencia y la eficiencia de la región comunitaria. ¿Cómo? Desarrollando el mercado de pagos electrónicos a través de los datos y la tecnología.

Sin embargo, en 2013 se realizó una revisión de la directiva por no profundizar suficiente en los objetivos planteados; de ahí resultó la PSD2.

Qué es la Directiva PSD2

La nueva Directiva PSD2 es una regulación europea que repercute a los pagos online, facilitando los pagos en toda Europa y con una mayor seguridad. Además de esto, la nueva política llega para ofrecer a los sectores financieros nuevas oportunidades de negocio y una ampliación de su mercado.

Consecuencias de la Directiva PSD2

Las implicaciones que comporta este nuevo horizonte digital de pagos inciden en muchos ámbitos. En lo que al usuario respecta, la regulación europea autoriza el acceso a las cuentas de los clientes por parte de terceros (previa autorización) mediante APIs.

¿Qué son las APIs?

Breve explicación

Las “Application Program Interfaces” o APIs es una tecnología que hace de puente en la web, permiten que programas y herramientas de distintas empresas intercambien datos e interactúen entre sí. Las APIs son cada vez más populares entre las empresas, especialmente las financieras, pues permiten crear nuevas oportunidades de negocio y ampliar su mercado llegando a nuevos clientes.

Internet está repleto de APIs

Un ejemplo cercano lo puedes encontrar en este mismo artículo. Al comienzo de este post hay unos botones de redes sociales para compartir el contenido. Estos botones acuden a las APIs de dichos servicios permitiendo al usuario compartir la información en Twitter/Facebook/etc sin salir de esta web. Dos empresas distintas que se conectan y cruzan sus datos, no sin antes tener tu permiso para enviar el contenido a tu timeline.


Esto quiere decir que, a nivel bancario, la autorización a terceros supondrá que estas empresas puedan hacer pagos en nombre del cliente (siempre previa autorización) sin necesidad de pasar por el banco; obligándose a intensificar la seguridad. 

Hasta la fecha, al realizar una compra online, el comercio electrónico recurre a diversos intermediarios (proveedores de pagos electrónicos) que, a su vez, conectan con la compañía de la tarjeta (VISA, Mastercard…) que son quienes cobran finalmente la transacción en la cuenta corriente.

Ahora, el cliente podrá autorizar al comercio electrónico para que directamente ejecute el pago en su nombre; produciéndose una comunicación directa entre el comercio y el banco mediante una API. 

Comprar online de forma segura

Otra de las implicaciones de la nueva Directiva PSD2 que te afectarán como usuario es la doble autenticación. Esto implica una autenticación reforzada para reducir el fraude y las ciberestafas, empleando varios métodos de identificación para autorizar una operación (huella dactilar, número PIN, certificado digital, teléfono móvil, etc.). 

Si con este doble filtro ganas más tranquilidad a la hora de comprar en la web, imagina si le sumas una de las tarjetas prepago para comprar online de forma segura. ¡Triple protección! Podrás comprar de manera segura con una Tarjeta BITSA ya que al no estar vinculada a una cuenta bancaria el límite siempre es el importe disponible en la tarjeta.